martes, 12 de febrero de 2008

SIESTA COMPARTIDA


Es mi compañera Sombra.¿no es un amor?. Llegó a mi casa de manos de un amigo de mi hija que sabía que tenía ganas de un gato negro. Se la encontró junto con su hermanito en una caja de cartón al lado de un contenedor de basura. Cuando se presentó en mi casa con ellos nos enamoramos rapidamente de los dos, pero ya teníamos una gatita, Rubí, y decidimos quedarnos con la hembra y le buscamos un buen dueño a su hermano. Desde el primer día fue adorable, la habían arrancado demasiado pronto del calor de su madre así que me adoptó a mí. Por la noche venía y se acurrucaba conmigo, buscaba mi calor y así se quedaba dormida ronroneando y dándome besitos. Es un sol pero tengo que decir que tiene su carácter... Los gatos parecen todos iguales pero no es así cada uno desarrolla su propia pesonalidad, lo que los hace aún mas adorables.

Esta tarde estaba descansando cuando me buscó y se durmió, no a mi lado, sino ENCIMA. ¡Ella es así de especial!. Mi hija la vió así y no pudo evitar coger mi cámara, que siempre la tengo preparada, y hacernos esta foto que me encanta compartir con todos vosotros.

4 comentarios:

Aurora dijo...

Estais estupendas!!!

Ferpecta dijo...

Ainss!! Mi croquetita quemadita de amor verdadero!! xD ^^

Franziska dijo...

Te aseguro que en toda mi vida que ya es bastante larga, no he visto una fotografía más enternecedora de un gato. Son increíbles a mi me encantan.

Mariaisabel dijo...

Acabo de leer la historia de tu gatita, que bonita!
Además que estupenda foto
In beso