sábado, 5 de enero de 2008

LA AZALEA QUE RESISTIO



Me gustan mucho las plantas, sobre todo disfruto mucho cuando alguna de ellas agradece mis cuidados y mis mimos obsequiándome con sus flores. Mi visita a los viveros es una gran aventura, voy con la intención de comprar una macetita y salgo con un carro lleno, así es que mi marido le teme cuando le digo de ir, me conoce y sabe que no me puedo controlar ¡todas me gustan! A veces he comprado azaleas, las tienen allí copaditas de flores, con ese color rosa…es difícil resistirse… y aunque sé que en casa pronto morirá pues me cuesta aclimatarlas, me traigo una para disfrutarla por lo menos mientras les dure la flor. El año pasado me traje una de flores blancas y otra de flores fucsias. La blanca murió pronto pero la otra la trasplanté y casi sin que yo me diera cuenta resistió. Un día me di cuenta de que estaba llena de capullitos y mi gozo fue enorme, me ha estado regalando flores durante meses. La he tenido cerca de mí todo el tiempo y con solo mirarla mi ánimo subía. Ha sido como una compañera callada que me regalaba su calida presencia. Ahora ya le queda tan solo un capullito y lo he querido compartir con todos los que se pasen por este rincón de mi humilde jardín, y en especial a una persona que me ha animado desde el primer día para crear estos espacios y que sé que le gustan las flores igual que a mí.

jdiana

2 comentarios:

Aurora dijo...

Pues claro que te animo y te voy a seguir animando. Es precioso el ultimo capullito, tiene un rosa muy especial, me encantan las fotos que... hablan. Besos

isol dijo...

que bellas fotos,las flores son amigas,compañeras nobles que nos brindan lo mejor de si,su belleza y su aroma solo nos dán regalos.